Tres herramientas contables claves para el éxito de tu negocio

Tres herramientas contables claves para el éxito de tu negocio

Todas las empresas, sea cual sea su tamaño necesitan obtener información sobre su desempeño para saber si han logrado resultados positivos. En ese sentido, las herramientas contables son importantes para saber si han obtenido ganancias o si por el contrario han sufrido pérdidas producto de su operación en un período determinado.

Leer más

Todo lo que necesitas saber sobre las Declaraciones de Renta en Colombia

Te has preguntado alguna vez ¿porqué es importante declarar la renta al tesoro de la nación?. No en vano son las insistentes campañas relacionadas con pagar la renta en la que todos los contribuyentes tenemos que regularizar nuestra situación fiscal.

Leer más

Fuentes de financiamientos que no conocías para iniciar tu proyecto

Si la ausencia de capital está truncando sus sueños y la idea de emprender esta rondando tu cabeza, la búsqueda de financiamiento no debe ser un obstáculo para ti. En la actualidad existen diversas maneras con las que puedes obtener dinero para tu primer negocio. Los bancos son una de las fuentes de financiamiento a la que gran parte de los emprendedores recurre, pero no es la única opción.

 

El principal problema al iniciar un negocio es el financiamiento. No siempre se cuenta con el dinero suficiente o necesario para poner en marcha tu proyecto. Para impulsar la creación de una Pyme o su expansión es fundamental elegir la fuente de financiamiento correcta, elección que no sólo tiene que ver con los intereses y las tasas, también es necesario que tomes en cuenta el modelo de negocio que deseas emprender.

Es por esto que te damos a conocer 6 opciones de financiamiento no tan comunes, para que tomes en cuenta la que más te convenga, según tu proyecto o tipo de negocio.

1. Inversionistas ángeles

Los inversionistas ángeles son los “ángeles de la guarda financieros”. Son aquellos expertos en los negocios que pueden financiar tu primer negocio con sus recursos. Estos mismos recursos pueden ser monetarios o de conocimiento. Es decir, pueden aportar tanto capital como los conocimientos y experiencias que estas increíbles personas poseen en los negocios. Sin duda, estos inversionistas pueden abrirte muchas puertas como emprendedor.

Generalmente los inversionistas ángeles son independientes o pertenecen a un club, ya que estilan las redes de este tipo de apoyo en las empresas. Estos inversionistas no buscan más que nuevos proyectos con los cuales multiplicar su dinero. Así que su dinero no estará en tu empresa o negocio todo el tiempo. Solo buscan algo de rentabilidad y luego vender su porcentaje a alguien más. Sin embargo, debes de buscar asesoramiento cuando decidas relacionarte con un inversionista ya que puedes cometer el error de otorgar un porcentaje mayor de acciones.

2- Capital de arranque (Bootstrapping).

El bootstrapping es un término que en  inglés hace referencia a empezar algo sin recursos o con muy pocos recursos. En el área de los negocios, pues, significa ejercer alguna actividad emprendedora con poco o nada de capital, es decir, emprender únicamente con los medios que se tienen al alcance (un garaje, un teléfono antiguo, etc.). Un sector muy  enfocado al bootstrapping es el de desarrollo de software, después de todo, sólo necesitas disponer de tiempo, un ordenador e internet.

Entre sus principales ventajas destacan: es de bajo costo, lo cual te permite administrar de manera eficiente el flujo de efectivo y ser más consciente de los gastos diarios de la empresa; Desarrollan la habilidad de estar innovando continuamente; Al no haber inversionistas externos, las decisiones las hacen únicamente los fundadores de la empresa, permitiendo que se mantenga la visión de esta; Este tipo de financiamiento permite centrarte en el crecimiento del negocio y desarrollo del producto; Construir las bases financieras del negocio por tu cuenta, puede ser atractivo para algunos inversionistas a futuro.

3- Crowdfunding (Financiamiento colectivo).

Esta es una de las fuentes de financiamiento poco conocidas. Deriva del “crowd” (multitud) y “funding” de financiamiento, hace referencia a la iniciativa del modelo de financiamiento colectivo, donde distintas personas de cualquier parte del mundo contribuyen con pequeñas o grandes aportaciones financieras a un proyecto.  Este modelo de financiamiento utiliza los medios sociales y sitios web para reunir inversores y empresarios. Una de las ventajas es que tiene el poder de ampliar tu círculo de inversionistas más allá de familiares y amigos, e inversionistas de capital de riesgo.

Este modelo de financiamiento ha abierto las puertas a los emprendedores para recaudar cientos de miles y millones de dólares. El crowfunding  permite que las personas donen dinero en pequeñas cantidades para conseguir el capital que requieres para tu idea de negocio.

Las personas que donen tienen algo a cambio. Pueden obtener el producto o servicio que ofreces, incluso pueden obtener la oportunidad de convivir contigo. Aquellos donadores no cuentan con participación en las operaciones administrativas de tu negocio. Tan solo aportan algo de capital.

Lo primero que debes hacer es un plan de negocios en el que puedas plasmar y tener en mente cuánto es el dinero que requieres. Después de haber hecho lo anterior es hora de inscribirte a cualquier plataforma de crowfunding que existe en Internet. Si se logra alcanzar la cantidad que requieres entonces el dinero se te es entregado.

4- Financiamiento por tu Red de Contactos.

Puedes financiar tu proyecto a través del apoyo de capital de personas cercanas a ti, esa es otra de las fuentes de financiamiento, es por eso es tan importante tu círculo de influencia. ¿Cuáles son las cinco personas más cercanas a ti? ¿crees que pudieran hacerte un préstamo? Muchas personas no se atreven a pedir dinero prestado a amigos y familiares por temor a dañar la relación. Igualmente puedes convertir a tus clientes más leales en tus inversionistas. Parte de emprender consiste en convertirse en un experto en lo que haces y parte de eso es ser un profesional con tus clientes, amigos, red de contactos y familiares y poner las reglas del juego, que ambas partes estén de acuerdo y cumplir con tu palabra. Esta es una de las estrategias más rápidas y eficaces para comenzar a crecer tu negocio.

5. Incubadoras o concursos.

Su función principal es la de ayudar a crecer tu idea de negocio. Ayudan a los emprendedores como tú con asesoría técnica, estratégica o administrativa para que tu negocio siga por el buen camino

Un concurso impartido por el sector gubernamental o el sector privado puedes ser tu aliado ideal para financiar tu negocio. Tan solo debes inscribirte a uno de ellos y presentar tu idea de negocio ante un panel experto en esta área. Si eres ganador podrás ser financiado para realizar tu proyecto.

6. Fintech

La palabra Fintech es un término compuesto que viene del inglés y que sale de unir la primera sílaba de las palabras Finance y Technology, es decir, es una palabra que surge de la unión de dos y que aglutina a todas aquellas empresas de servicios financieros que utilizan la última tecnología existente para poder ofrecer productos y servicios financieros innovadores.

Las empresas Fintech se dedican a intermediar en el mundo de las finanzas en múltiples aspectos, en las transferencias de dinero, en los préstamos, en las compras y ventas de títulos o en el asesoramiento financiero y de inversiones, por citar unas pocas áreas en las que están apareciendo múltiples empresas Fintech. Las empresas Fintech son perfecta para que solicites el dinero que necesitas para iniciar tu proyecto, ya que solicitan menos recaudos que los bancos y el proceso es super rapido.

Resumiendo

Como te habrás dado cuenta has descubierto diversas formas de financiamiento para iniciar tu negocio o hacerlo crecer e innovar. Puedes emprender un nuevo proyecto con la ayuda de fuentes externas o con la ayuda de tus propios recursos. Puedes generar ganancias a partir de pocos recursos o sin contar con ellos. Ahora bien, no dejes que el miedo te paralice, arriesgate y solicita el apoyo financiero que tu empresa necesita, busca el impulso para poner en marcha tu idea y hacerla realidad.

¡Recuerda que en Gulungo apoyamos tus sueños!

El apalancamiento financiero. ¿Acierto o desacierto?

El apalancamiento financiero es una operación común en el mundo empresarial y no es otra cosa, que destinar un deuda para sumar al capital o los recursos propios e invertirlos en una operación financiera. Es la relación entre capital propio y el crédito para ser usados en una inversión.

 

Tal y como su nombre lo indica, el término “apalancamiento” viene de apalancar, dicho en otras palabras, “levantar, mover algo con la ayuda de una palanca”. Esta definición no está lejos de lo que significa el apalancamiento financiero, que utiliza mecanismos crediticios a modo de palanca para aumentar las posibilidades de inversión.

 

Pedir prestado implica algo más que cumplir con la responsabilidad de pagar los intereses correspondientes, así como se puede multiplicar la rentabilidad también puede que la operación no salga bien y se acabe teniendo perdida.

 

 

Para qué sirve el apalancamiento financiero

Gracias al apalancamiento financiero lograras invertir más dinero del que realmente tienes y de ese modo obtener más beneficios (o más pérdidas) que si hubieses invertido sólo el capital disponible. Una operación apalancada (con deuda) tiene una mayor rentabilidad con respecto al capital que se ha invertido.

 

Cuanta más deuda se utilice, mayor será el apalancamiento financiero. Un alto grado de apalancamiento financiero conlleva altos pagos de interés sobre esa deuda, lo que afecta las ganancias de la empresa. El incremento del apalancamiento también aumenta los riesgos de la operación, dado que provoca menor flexibilidad o mayor exposición a la insolvencia o incapacidad de atender los pagos.

Clasificación del apalancamiento financiero

Apalancamiento financiero positivo: se dice que el apalancamiento financiero es positivo cuando la obtención de fondos provenientes de préstamos es productiva. Esto quiere decir, que la tasa de rendimiento que se alcanza sobre los activos de la empresa es mayor a la tasa de interés que se paga por los fondos obtenidos por el préstamo.

Apalancamiento financiero negativo: cuando la obtención de fondos provenientes de préstamos es improductiva, es decir, cuando la tasa de rendimiento alcanzada sobre los activos de la empresa es menor a la tasa de interés por los fondos obtenidos en calidad de préstamo.

Apalancamiento financiero neutro: esta situación se presenta cuando la obtención de fondos provenientes de préstamos llega al punto de indiferencia, es decir, cuando la tasa de rendimiento que se alcanza sobre los activos de la empresa, es igual a la tasa de interés pagada por los fondos provenientes de préstamos.

 

Finalmente, la decisión de apalancar financieramente la empresa, proyecto o emprendimiento pasa por un análisis importante de los decisores, a fin de evaluar la relación costo-beneficio de solicitar el complemento económico que tu empresa necesita, tomado en consideración la finalidad del crédito y los posibles escenarios.

 

 

¿Qué son las cesantías y por qué son importantes?

Si eres empresario o si tienes un negocio unipersonal, es normal que te hayas encontrado con la palabra “cesantías” en algún momento. Y también es normal que te hayas preguntado cosas como ¿qué son?, ¿cuál es el valor a pagar? y ¿puedo hacerlo si soy independiente?

Lo primero que debes saber, es que las cesantías son un ahorro que sirve como auxilio en caso de dificultad laboral o pérdida del empleo. Este dinero también puede ser utilizado para educación del trabajador, el conyugue o sus hijos, o para conseguir o mejorar la vivienda.  

Ahora, si eres empleador o estás pensando en contratar personal, ten en cuenta que las cesantías son una prestación legal a la que tienen derecho todos los trabajadores. Recuerda que debes escoger un fondo de pensiones y cesantías y pagar, una vez al año, lo correspondiente a un mes de salario de tu empleado.

Entonces, ¿qué pasa si eres independiente? La respuesta es simple: también puedes pagar tus cesantías en cualquier fondo de pensiones. En tu caso, debes tener muy claro cuál fue tu ingreso del año anterior, pues debes pagar lo equivalente a un mes.

A continuación, te damos tres recomendaciones a tener en cuenta cuando realices el primer pago como independiente:

 

  • Traza tus metas: Aunque las cesantías están pensadas para ser utilizadas en caso de dificultad laboral, no puedes perder de vista que también son un ahorro importante que te permitirá desarrollar tus metas relacionadas con la educación o la vivienda. Por eso, debes trazar bien tus planes y analizar si estos se ejecutarán a corto o a largo plazo, lo que te ayudará a escoger el tipo de portafolio.    

 

  • Escoge el tipo de portafolio: Con esto nos referimos a las dos modalidades que existen para ahorrar y retirar el dinero. Uno es el portafolio a corto plazo, que te permite retirar tus cesantías antes de un año, y el otro es el portafolio a largo plazo, que te permite retirar el dinero en un plazo mayor a un año.

Ambos tienen sus ventajas y desventajas, busca asesoría en tu fondo de pensiones y escoge la opción que responda a tus necesidades.

 

  • Medita sobre tus gastos: En caso de que escojas el portafolio a corto plazo, piensa en cuáles son tus gastos y necesidades más urgentes, y traza un plan de acción. Esto evitará que retires el dinero para fines diferentes a los establecidos.

 

 

A nosotros nos gusta verte crecer como empresario independiente. Así que motívate a pagar las cesantías pensado en tu futuro. Piensa que en puedes utilizar ese dinero para aprender algo nuevo que te ayude en el desarrollo de tu empresa o, por qué no, para comprar el lote para tu vivienda o tu negocio.

Si eres empleador, recuerda que nuestro interés es que conozcas todas las responsabilidades que adquieres, que las cumplas con puntualidad y que asegures así tu tranquilidad y la de tus empleados.

¡Recuerda que en Gulungo apoyamos tus sueños!

 

Lo que debes saber sobre el pago anual de impuestos

Un nuevo año inicia y con él, la oportunidad de seguir proyectando tu empresa y alcanzando las metas propuestas. Sin embargo, un nuevo año también significa el inicio de una serie de responsabilidades tributarias que no puedes perder de vista.

Sabemos que hay una gran cantidad de impuestos, nombres y valores a pagar que pueden generarte confusiones. Si ese es tu caso, a continuación te damos una guía básica de lo que debes saber sobre el pago anual de impuestos, para que te prepares y cumplas con todas tus responsabilidades.

  • Reconoce los impuestos a pagar: Algunos de estos impuestos son de carácter nacional, como el impuesto de renta, que grava las utilidades anuales de la empresa, o el impuesto a las ventas, que debes pagar de manera bimestral o cuatrimestral en caso de que vendas productos que están gravados con el IVA o que prestes algún servicio.

Es importante que antes de pagar el impuesto de ventas, revises cuáles son los bienes y servicios que están exentos o excluidos del IVA. Para esto, puedes buscar asesoría en la DIAN, que es el ente encargado de recaudar este impuesto.

 

 

  • Reconoce los impuestos de carácter regional: Trámites como el pago del impuesto de industria y comercio deben realizarse directamente con las entidades encargadas en el departamento.   

 

Este impuesto deben pagarlo todas aquellas personas naturales o jurídicas que realicen actividades industriales, comerciales o de servicios. Es esencial que reconozcas el carácter regional o nacional de los impuestos para ahorrarte confusiones.  

 

 

  • Ten los papeles en orden: Cada trámite requiere de un papeleo específico, por eso, debes tener todos los papeles y permisos al día, y presentarlos en el momento en que realices el trámite. Ante cualquier duda, comunícate oportunamente con la entidad recaudadora.

 

 

 

  • No olvides los plazos: Recuerda que dichos trámites deben ser realizados en unas fechas específicas. Ten en cuenta que no pagar en las fechas establecidas puede acarrearte sanciones.

 

 

  • No evadas las responsabilidades: Esto puede generarte multas o sanciones. Además, este tipo de actuaciones producen desconfianza en inversionistas, clientes, proveedores o aliados estratégicos, que buscan empresas responsables y estables para generar negocios.   

 

Con esta guía queremos que enfrentes los trámites con seguridad y tranquilidad. Sin embargo, ante cualquier duda comunícate con las entidades competentes, pues son ellas las que pueden aclararte dudas puntuales y evitarte problemas a futuro.  

Como recomendación final, queremos recalcar la importancia de una buena planeación. Antes de que acabe el año, tómate un tiempo para revisar los papeles, hacer cuentas y tener todo en orden de cara a los trámites del año que viene.

¡Recuerda que en Gulungo estamos para asesorarte!

Responsabilidades financieras de las empresas para fin de año

El fin de año es, para las empresas, un período de balance en el cual definen las metas cumplidas y resaltan el momento ideal para plantear las metas del año siguiente. Sin embargo, con diciembre también llegan otras responsabilidades financieras que deben cumplir si quieren evitar sanciones y otros dolores de cabeza.

Si tienes una empresa, la información que te damos a continuación es para ti. Te traemos cuatro consejos que debes seguir para ponerte al día con tus obligaciones. ¡Empecemos!

  1. Prevé lo necesario para cumplir a tiempo con las obligaciones tributarias: año tras año debes preparar el papeleo necesario para declarar renta y, si es el caso, pagar el impuesto de renta. Este importante trámite se explica como el gravamen de las utilidades derivadas de las operaciones de tu empresa durante el año.

Te recomendamos que hagas esto antes del 31 de diciembre, para que tengas las cuentas claras y puedas responder en las fechas que la Dian establezca para este fin.    

  1. Revisa el presupuesto del año anterior y prepara el presupuesto para el próximo año: siéntate con tu equipo de trabajo y revisa el presupuesto del año que cierra. Con esto, puedes reconocer tus aciertos y desaciertos a la hora de seguirlo y establecer uno que se ajuste, a grandes rasgos, a las necesidades del año que viene.
  2. Tómate el tiempo necesario para realizar un buen balance de fin de año: este paso es vital para enfrentar un nuevo año con las perspectivas y las metas claras. Revisa y evalúa aspectos como los logros alcanzados, los aspectos a mejorar, el servicio al cliente y el rendimiento y, sobre todo, la satisfacción de tus empleados. Recuerda que, en este proceso, debes involucrar a las áreas.
  3. Recuerda que debes pagar las compensaciones justas a tus empleados: con esto no solo reconoces su buena labor, sino que también mejoras su rendimiento y los animas a ser más competitivos y responsables con su trabajo.

Tenemos dos consejos finales: establece un cronograma que te permita evacuar todos tus pendientes y valora el potencial que esta etapa del año tiene para tu empresa. Ten en cuenta que cada proceso y balance debes realizarlo con la mayor transparencia y honestidad posible.  

Para nosotros, tu bienestar es fundamental. Por eso, no dudes en buscar asesoría: ¡recuerda que en Gulungo estamos para ti!

 

PRÉSTAMOS RESPONSABLES PARA EMPRESAS